You are currently browsing the category archive for the ‘Uncategorized’ category.

Amanda y Rina 2

El 4 de abril fue siempre un día muy especial, se celebraba que nací, que vine a este mundo. A desbaratarlo, a no dejarlo indiferente. Tuve grandes maestras en eso del luchar. Mujeres que se merendaron lo establecido, sufrieron, ganaron muchas veces y perdieron tantas otras.

Amanda y Rina 1Este 4 de abril se me paró el coco. Un tímido chorro de lágrimas y calma. Te me fuiste Rinita. Abuelita linda, ya dejaste de sufrir la soledad y el olvido que tan desagradecidos te dieron algunos frutos de tu vientre.

Abuelita, tu Amandita te quiere, te extraña, te recuerda. Te siente. ¿Cómo encajar tu partida? Cómo olvidar tus desayunos, tus sonrisas, la fruta y el porche, el olor del pasaje, el aguamarina de tu casa y de tus ojos que tan afortunadamente heredé.

Reina sos, aunque Amanda te llamaras. No sólo de una canción saqué mi nombre.

‘¡Estense en juisio!’ gritabas machete en mano cuando tu manada no te obedecía. No te importaba la Iglesia ni sus bendiciones, así me confesaste un día. Cada quien labra su suerte y el consuelo existe si una lo quiere.

Y así me consuelo yo. Sintiendo tu dolor, asumiendo mi descuido y queriéndote desde la distancia, que ahora es sólo un poco mayor. Duele saber que no volveré a ver tus ojos, inundados de ilusión cada vez que me veías. Tu nieta lejana. Bien sabías que la última sería aquella.

Mi carácter, mi dureza, pero también la necesidad de amor me vino de ti. Valiente.

Se me enfrían las manos al escribirte y se me atasca el llanto, que no sale, taponado, apretado. Aflora la rabia por el daño que nos hicieron y sólo quiero abrazarte, contar tus arrugas para leer en cada una una historia.

Amanda y Rina 6 Amanda y Rina 5Amanda y Rina 3

Me dejaste ser salvaje, la Amandita no tenía que estarse ‘en juisio’, me consentiste, me protegiste, me dejaste ser. Grande que sos Rinita. Te voy a extrañar abuelita, aunque sólo estamos ahora un poquito más lejos. Te llevo conmigo, te llevo en mi nombre, te llevo en mis ojos, te llevo en mi lucha, te llevo en mi rebeldía. Rinita, su Amandita la quiere mucho.

Amanda y Rina 4

[Papá, sólo te pido que no seas un cobarde. El perdón se recibe cuando se pide y el amor nunca es incondicional. Respeta la teta que te crió. Respeta la semilla que trajiste. Para tu paz, sólo es necesaria una disculpa. El amor, lo vivido, todo lo bueno de ti siempre queda. Las dos lo sabemos.]

8 marzo calavera

No necesito un día, los tengo todos.

No me felicites, levántate y lucha conmigo, en lo visible y en lo sutil, en lo cotidiano. Reconoce la opresión recibida y la ejercida vinculada al género. El trabajo se realiza dentro y fuera de casa.

Por el reconocimiento de las tareas y cuidados en el hogar, por el reconocimiento de la capacidad de ejercer libremente nuestras decisiones, por la soberanía del propio cuerpo y sus actitudes, por todo el trabajo que queda…

Agradezco las buenas intenciones y la visibilidad durante este maravilloso día en el que todo se cubrirá de marketing institucional, estrategias comerciales, una réplica de San Valentín o una apología de la feminidad normativa (con grandes descuentos en maquillaje y depilación). Pero no quiero felicitaciones. No creo en los días internacionales de las buenas intenciones y los lavados de imagen.

forges8marzo

Me entristece que sea necesario un ‘Día de la Mujer’ para recordar que existimos, que somos personas, que no nos gusta ser acosadas, molestadas, vapuleadas, agredidas, asesinadas. Y que no afrontaremos toda esa violencia con sonrisas y con flores sobre el escritorio de una oficina en una empresa que nos menosprecia, nos paga menos por el mismo trabajo realizado por un hombre, nos utiliza como objetos sexuales a disposición del deseo masculino y no nos permite decidir si queremos o no ser madres.

8marzo

No voy a pedir disculpas por pedir que no me felicitéis. Porque yo, como ‘mujer’ (o cómo lo que carajo me obligen a definirme) no tengo un día, los tengo todos.

Porque para cambiar el ‘cómodo’ estado de las cosas, a veces es necesario un puñetazo en la mesa y dejar los platos sin fregar.

Por las asesinadas, las violadas, las humilladas, las maltratadas, las explotadas, las presas, las jodidas, las obligadas, las complacientes, las machistas…

No me gustan las flores muertas, las prefiero vivas, siempre.

NO NECESITO UN DÍA, LOS TENGO TODOS.
Para quienes quieran conocer mejor la historia completa de este conmemorativo día…

http://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_Internacional_de_la_Mujer

PANDEMIA es una experiencia lúdica de discusión que nos permite hablar de la exclusión social, la patologización del comportamiento, los mecanismos de control social, la toma de decisiones y el proceso de consenso colectivo.

“In an insane world, the normative insanity is the showing of the healthy souls.”

“En un mundo loco, la locura normativa es la proyección de las almas sanas.”

Conoce el proyecto completo en: http://kithelium.wordpress.com/

La ciudadanía mundial vive ahora en PANDEMIA, el Gran Estado resultante de la lucha global contra la guerra bacteriológica.

El 31 de Diciembre de 2111 el grupo terrorista ἐλεύθερος (Eleuteros) bombardeó con ojivas de racimo de dispersión bacteriana la atmósfera terrestre. Este ataque desencadenó una PANDEMIA con efectos secundarios devastadores para la población. La Asamblea Internacional creó el Comité de Control Patológico para detener la catástrofe, tomando como primera medida la creación de un Gran Estado unificado al que nombraron PANDEMIA en homenaje a los caídos en tan brutal acto terrorista. Esta unificación global permitiría controlar los movimientos y comportamientos de las personas infectadas para así detener la propagación.

El Gran Estado garantiza la reinserción de los infectados en la sociedad pandémica, siempre y cuando acepten las condiciones establecidas por el Comité de Control Patológico. Un grupo de personas infectadas despiertan de la cuarentena y son obligados a tomar una decisión definitiva: Aceptar la vida que les ofrece PANDEMIA, acatando sus normas y condiciones. O continuar su vida como sujetos infecciosos incumpliendo las condiciones aislándose del resto de la sociedad en unas instalaciones terapéuticas de PANDEMIA. Si ninguna de las opciones les convence, serán desterrados a KAOS, la anarquía terrorista. Para facilitar la elección se les permitirá debatir entre ellos las ventajas e inconvenientes de cada opción.


34661_138626599497741_3213568_n

Hace ya unos día compartí en Facebook un cortito documental de un colectivo feminista gallego titulado “PELOS”, que cuestiona y analiza el origen de la depilación y su obligatoriedad social.

“La sociedad de consumo nos facilita la práctica que ella misma impone. Entonces, ¿nos depilamos porque queremos o porque nos sentimos socialmente forzados a hacerlo”

PELOS from Irene Grueiro on Vimeo.

A raíz del video, un grupo de amigas decidimos abrir un debate al respecto. Las preguntas eran éstas:

¿Cómo te sientes mejor? ¿Consideras que la depilación es una elección tuya? ¿Has intentado no depilarte?

Decidí abrir el debate y la oleada de aportaciones personales y bastante elaboradas no tardó en llegar. Las reproduzco, a continuación:

V.M: 

Empezaré afirmando que, en mi caso, de ninguna manera considero que la depilación sea una elección propia. La opresión proviene de la sociedad, de la publicidad, del machismo… pero también y de forma muy dura de la presión de otras mujeres. Recuerdo a las mujeres de mi familia (que no están nada chapadas a la antigua ni a convenciones sociales) caer en este aspecto en un abismo de vergüenza cuando había que ir a la piscina o la playa y no estaban “suficientemente” depiladas. Recuerdo a mi madre, un ejemplo de lucha, criticar los pelos de mis sobacos con asco. 

Durante mucho tiempo viví la depilación como una obligación, la sufrí como una mutilación. Poco a poco, como quien deja un mal hábito, fui acostumbrándome a que no me importara lo que los demás pensaran.

Asumí la belleza de mis pelos como una batalla más dentro de la lucha feminista. Primero las axilas (el dolor era horrible), después las ingles y el bigote, ahora las piernas. Todavía me cuesta un poco acostumbrarme, pero me he dado cuenta de que al final nadie se fija realmente en ello como algo importante. Les choca, pero la vergüenza pasa a la mirada de quien lo ve como algo extraño o desagradable porque no se atreven a decirte que te depiles. Esa vergüenza en el otro es un triunfo. Siempre habrá quien sea lo suficientemente impertinente para meterse con tu decisión, en ese caso sus argumentos son tan débiles que, si has sido capaz de soportar la presión social para dejar de depilarte, una confrontación verbal con tan absurda apreciación te será muy fácil de ganar gracias a tu confianza en ti misma.

¿Cómo me siento mejor? Cuando los pelos no son algo en lo que pensar, en lo que preocuparse. Si dejarlos te genera estrés, sufrimiento y no puedes soportar la presión, tal vez todavía no estés preparada para desafiar al sistema de forma frontal en este sentido. Cultiva la confianza en ti misma y vete abandonando la mutilación de lo natural poco a poco. Si no naturalizas para ti misma el hecho mismo de tener pelos, la reivindicación no sirve para nada. Una vez superada esa fase de reapropiación de tu cuerpo todo es mucho más fácil. 

¡Me encantan los pelos de mi sobaco! 

Y sí, ligo igual o más que cuando me depilaba. ¿Por qué? Porque ha dejado de ser una barrera, una variable importante. La confianza en mí misma y la forma de relacionarme es lo que me hace atractiva, no la luz sobre mis piernas. Si hay que sufrir para gozar… ¡menuda mierda! 

La importancia que las personas con las que te relacionas le dan a la depilación suele ser un detector bastante fiable de superficialidad humana.

M.M:

Yo también dejo mi respuesta a las preguntas:
Antes de responder, tengo que decir que estoy en un momento de cambio: mi sensibilidad al patriarcado se ha agudizado y estoy comenzando a ser consciente de muchísimas más di
ferencias opresoras de las que veía antes (y eso que siempre me he considerado feminista… pero lo que estoy viviendo ahora no tiene nada que ver…)

¿Cómo te sientes mejor? ¿Consideras que la depilación es una elección tuya?¿Has intentado no depilarte?
Siempre me he sentido mejor depilada. Siempre me he depilado, y en algunos momentos la depilación para mí ha sido toda una fiesta: era una celebración de que empezaba el verano!!! Y aunque he sabido perfectamente que era una imposición 100%, me ha dado igual, porque el castigo social por lucir pelambrera me avergonzaba bastante. La VERGÜENZA como sentimiento de la mujer por no responder como se espera a una carga que no ha elegido, es en mi opinión donde se sustenta el patriarcado.

Peeero ahora, en mi momento de máximo feminismo vital, he dejado de hacerlo. Me encantan los pelos de mis sobaquillos. Los de las piernas los llevo un poco peor, porque como dice el documental no importa cuanto me duche que me veo como SUCIA. Y pienso… pero si me acabo de duchar y huelo a jabón! Pero visualmente tenemos metido hasta las entrañas que pierna con pelos es pierna sucia. Ahora bien, los estoy dejando libres. Y ya he recibido comentarios…

De hecho creo que la diferencia entre mi antes y mi ahora es que ahora vivo el feminismo como algo absolutamente personal a lo que he llegado por mí misma… y si alguien me dice algo me falta tiempo para salir con cincuenta argumentos. Y me enorgullece. 
La depilación es una imposición social fuerte. Para salir de ella tienes que tener las cosas muy muy claras. Pero mola 🙂

Y una historieta, es que el otro dia vino una amiga a mi casa, una amiga que llevaba sin depilarse las piernas tres años. Y tenía una comunión. Y su madre la obligó a depilarse. Con 23 años. Yo la ayudé con la cera, y luego me costaba dormir por la maldita sensación de que tenemos que sentir dolor y deshacernos de una parte natural de nuestro cuerpo por “lo que digan”. Ella me decía: “pero por qué tengo que hacerme esto con lo que duele y lo que me gustan a mí mis pelos!!!”… Según le hacía la cera era como si la estuviera quitando una parte de su afirmación de sí misma…
Libres pelos y pelas!!! 

long hair no care

I.B:

Para mí, lo que acabáis de exponer constituye la voz de mi conciencia coherente, la situación o el amor propio que me gustaría llegar a lograr. 

Me resulta desquiciante que tengamos que elegir entre la aceptación social onuestra propia aceptación, pero en este caso parece ser así.
En mi caso, hace unos tres años que me di cuenta de que no quería depilarme. Y desde entonces el camino hasta aquí se me ha hecho largo y tortuoso. Hay épocas en las que consigo no depilarme, pero siempre se da alguna situación en la que me avergüenzo y me acabo depilando. Entonces me doy cuenta de que me ha podido la presión social, mi propia superficialidad, las ganas de que me quieran y acepten.
Me gustaría poder elegir realmente, por y para mi misma si quiero depilarme o no.
Pero no preocupar amigas! Siento la victoria cada vez más cerca porque cada día me respeto más. Y la gran parte, de esta casi victoria, se la debo a vuestra aceptación incondicionalmente no superficial, vuestras opiniones (ya sean a favor o en contra porque me ayudan a posicionarme) y a campañas como esta.

M.M:

Claro que sí! Eres preciosa con pelos o sin ellos! Pero tienes que serlo para tí
Yo también sé que en algún momento en este verano probablemente me apetecerá depilarme… Digo me apetecerá un poco a regañadientes porque realmente sentiré que me apet
ece pero ya no sabré si me apetece por mí o por qué… Desde los 15 años tengo la costumbre de que al día siguiente de acabar los exámenes de junio me doy un día para dormir y depilarme y oir música, y me encanta. Pero no sé qué pasará este año, ya os informaré!!!
De cualquier forma, no hay que frustrarse!!! Nuestro camino es un camino dificil… hay que estar orgullosas!!! Os dejo una frase de una canción que me ayuda mucho en estas cosas: “Si algún día sientes que te abandonan las fuerzas y has fallado, recuerda que hay mucho en juego y no tanto que perder. Que en la lucha está la alegría, que en tu día a día puedes vencer, que quien no desespera algún día no es por fuerte, es que no quiere ver!” (aquí la canción)

V.M:

Tampoco sintamos que nos traicionamos a nosotras mismas porque nos apetezca depilarnos de vez en cuando. La concepción patriarcal de la belleza en cierto modo también vive en nosotras y no debemos sentirnos culpables por vernos más guapas con la raya del ojo, lencería fina o un depilado escurridizo alguna vez. La clave está en ser consciente del proceso y de la motivación. Si para ti es el comienzo del verano y llega ese día y quieres depilarte, ¡hazlo!, pero con muuuucho gusto y sin sufrimiento mental (a veces el físico mola).

Lo importante es esa fuerza que nos hace darnos cuenta de podemos elegir nuestro camino y que a veces no se trata de ir contracorriente, sino de salirse y abrir sendero a cruzatierra.

No necesitamos una aceptación social superficial. Que nos quieran no depende de ello. Las personas que nos valoran lo hacen por cuestiones reales, importantes, por nuestra calidad humana y también por nuestras rebeldía.

¡MUJER BONITA ES LA QUE LUCHA!

M.M:

Jajajaja totalmente de acuerdo!! Tenemos que comprendernos y no castigarnos!!! Suficiente se nos castiga por esta lucha como para que encima nos autoflagelemos si un día nos apetece comprarnos un suje que tenga relleno xD

B.M:

Me ha gustado bastante el minicorto, la verdad, que este es un tema que depende de una misma y de uno mismo, que a veces se nos olvida. Porque creo que también los hombres tienen esa presión social, cada día menos, pero los rollos de los hombres con pelo en el pecho y el hombre y el oso cuanto más peludo más hermoso. Cada uno tiene su parte, pero bueno, la que me toca a mí es, sin duda, la más fuerte y la que provoca más inquietud social. Estoy con vosotras, más o menos igual, por épocas, apetece o quiero no depilarme; y otras, simplemente se me olvida que está ahí; y a lo último, tengo algún tipo de compromiso, y me depilo corriendo. Para mí, no es algo que me preocupe, si tengo pelos, los tengo y si no, pues no están. La verdad que soy bastante dejada con esto, pero porque me da exactamente igual lo que opine el que está mirando con recelo y, a veces, con asco los pelos de mis axilas, mi entrecejo, mis cejas ”desarregladas” o cualquier parte del cuerpo que se supone que no tiene que tener pelo.

Y después de eso, contesto a las preguntas:
¿Cómo me siento mejor? Creo que me siento de la misma manera con o sin pelos, eso sí, en verano, me puede la presión y me depilo. No es por sentirme mejor, al contrario, me siento mal, porque sé que 
no quiero hacerlo y termino haciéndolo por las miradas que se llevaran mis pelos de manera gratuita.
¿Consideras que la depilación es una elección tuya?
Claramente no. Depende de la estación en la que estemos xD Si estamos en invierno, es elección entre mía y la ropa que llevo, que no muestra esas partes que tienen que estar depiladas. Bueno, ahora que lo pienso, no. Es asco la verdad, cómo tenemos tan arraigado lo que tiene que hacer el género al que pertenecemos. Lo bueno?? Que cada día que pasa más mujeres nos vamos dando cuenta de las cosas que no tenemos por qué hacer por el simple hecho de tener vagina y tetas.
¿Has intentado no depilarte?
Sí, muchas veces. Pero siempre caigo, sobre todo en verano, con los bikinis, los vestiditos y los pantaloncitos cortos.
Pero también, lo que me fascina en esto es la depilación de las inglés (o del cuerpo en general) ante la posibilidad de un encuentro sexual. Es algo que se define como preparatorio (estoy abriendo la veda para que me digáis que opináis sobre esto, porque estoy empezando a desarrollar esa parte del tema de la depilación). Está relacionado con el rollo de la mujer es más bella sin pelos, parece que se cuida más…blablabla. No sé, señoritas, este tema es lo que decía arriba, es de cada una. Porque cada una es libre de elegir lo que quiera, y si lo ha decidido ella con su plena libertad individual, el resto no podemos decir nada. Quien se quiera depilar que se depile, quien no, que no lo haga. Pero sin martirizar a unas ni idolatrar a otras.

I.B:

De acuerdo contigo B. en que no se trata de juzgar a nadie. Cada una tiene un camino diferente y vive las consecuencias de sus propias decisiones. Así que lo de ser juezas nos lo podemos ahorrar. De la misma manera que el resto del mundo se puede ahorrar su opinión sobre nuestros pelos.

En cuanto a la cuestión que planteas, sobre la depilación en el encuentro sexual, en mi opinión gran parte de los hombres (y algunas de nosotras) han tenido una primera visión de la sexualidad del DES-EDUCATIVO porno (me refiero al porno común, en el que la mujer constituye un objeto y su placer se encuentra supeditado al del hombre). Como sabeis en este tipo de porno la mujer está ultradepilada; asociándose así la depilación con la imagen de lo que es la mujer sexualmente atractiva.
Esto nos sitúa en el dilema de depilarnos o no para resultar atractivas a la persona con la que tengamos relaciones sexuales.

Para mí sexualmente lo más importante es sentirte a gusto con tu cuerpo. Centrarte en el placer y en compartir los cuerpos olvidándote de estereotipos.
Personalmente cuando más disfruto es cuando la persona acepta mi cuerpo tal y como es. Pero soy consciente de que mayoritariamente a ellos la depilación les resulta más atractiva.
Las relaciones sexuales son intercambios, pactos de placer. Pero tienen que estar basados en el respeto. Nuestros cuerpos no son objetos sexuales y por tanto nadie puede exigirnos que los objetivicemos. Por eso la depilación, como atractivo sexual, debe constituir una opción, como una ocasión en la que te quieras poner lencería u oler de cierta forma. Pero nunca una obligación. Para mí supone una elección, algo que hago conscientemente y solo cuando me apetece. No querría tener encuentros sexuales con una persona a la que no le guste mi cuerpo como es naturalmente.

S.B:

Yo ya no se cuales eran las preguntas porque me he dedicado a leer detenidamente las respuestas.
Asi en general solo me preocupa depilarme las axilas porque siempre lo he hecho con cuchilla y si crece mucho me pica y la cera me da miedo, sinceramente 
habre utilizado la cera tres veces en mi vida. Las piernas soy un desastre antes de darme cuenta que era algo impuesto realmente ya llevaba las piernas mal depiladas por lo que ahora tampoco lo hago mucho, aunque me gustaria hacerlo menos. Aún asi me han criticado muchas veces por ello y he tenido que aguantar muchas cosas. Me siento comoda sin depilarme por el simple hecho de que son menos cosas de las que preocuparme .
Que siempre he sido una chicas que las “cosas de chicas” se le han dado mal y hasta que aprendes a pasar de eso es bastante duro. Con el paso del tiempo he aprendido a que nada de lo que hago es totalmente una elección mia ya que somos seres sociales condicionados totalmente, tambien hay que aprender a vivir con eso y por lo menos saber xk haces algo aunque lo hagas.
Y por último quiero decir que lo de “mujer bonita la que lucha” no me gusta aunque al principio parece genial y bonito en realidad es algo que sigue siendo patriarcal, antes teniamos que ser bonitas y sumisas ahora se lleva mas el rollo bonitas y luchadoras, pero siempre eso BONITA ¿ por que tengo que ser bonita? sere lo que quiera ser. En tal caso bonitas por dentro xo esa frase dudo que se refiera a eso.

V.M:

Bonita, no hace referencia al concepto de belleza física, el estereotipo de mujer luchadora como cliché. Supongo que como con todas las frases reivindicativas ya ha sido mancillada por algún anuncio, revista de moda, etc. Cuando yo me refiero a mujer bonita, es aquella que se quiere, que se siente bonita para sí por fuera y por dentro. Sea como sea, que se acepta y lucha por andar su propio camino. Bonita, no guapa.

Mujer bonita es la que lucha

S.B:

El problema es que en general si que se relaciona con guapa, alomejor hay que cambiar la palabra o el concepto que se tiene de ella.

V.M:

De eso se trata, de reapropiarse los términos. Depende de nosotras y la lucha cambiar el concepto que acompaña a la palabra, que es lo que en definitiva la transforma.

S.B:

Sigo diciendo que ahora esa frase no creo que este bien traida, en un tiempo y con esfuerzo seguro, pero ahora sigue teniendo un sentido patriarcal, es como todo habra que luchar para que cambie.

V.M:

Pero si seguimos silenciando y asumiendo nada va a cambiar. La lucha se hace cada día, poco a poco, quien malentiende acabará entendiendo. Para mí no tiene un sentido patriarcal en la forma en que lo uso. Al fin y al cabo, la conciencia que tenemos sobre nuestras acciones, lenguajes y procesos es lo que marca la diferencia.

Sobre cómo el feminismo y la manera de replantearnos las cosas influye en nuestra manera de observar y analizar el mundo encontré este otro video que explica muy bien cómo el feminismo nos cagó la vida…

“El feminismo no es complejo, es desgarrador, es implacable. Cuando se mira ya no se puede dejar de ver. Me dicen que soy radical y pienso: ¿cómo se puede ser feminista a medias? […] El feminismo me cagó la vida y se lo agradezco, en realidad, lo único que perdí fue el miedo.”

Y en medio de este interesante debate entra en juego la intervención de un nuevo actor: el machito progre erudito

C.A.M:

Disculpad que interrumpa el feedback, pero creo que partís de supuestos muy poco sólidos, y que merecen ser revisados. Por citar algunos: el imperativo de “ser preciosa para tí”, que aparece como absurdo en tanto que el asunto del aspecto físico solo cobra sentido por referencia a los otros (la cara te la ven los demás, tú misma no te la puedes ver directamente, solo en un espejo); o la distinción “apetecerme por mí /apetecerme por (…)”; o las nociones de “naturaleza” y “libertad” implícitas en general en los comentarios. En fin, no veo diferencia sustancial (si de algo relacionado con la “libertad” se trata) entre depilarse por “comodidad” y hacerlo por “no sentirse sucia” o para gustar a los demás, de la misma manera que no veo diferencia sustancial alguna a este respecto entre hacer ejercicio para lograr un cuerpo saludable y hacerlo para lograr un cuerpo deseable a ojos del resto.

Pero sin lugar a dudas lo que más me ha llamado la atención es la concepción que tiene I.B. de las relaciones sexuales como “intercambio de placer entre individuos libres”. En primer lugar porque (si la tesis pretendía tener carácter descriptivo) de hecho no son tal cosa, mal que les pese a algunos. En segundo lugar (por si la tesis pretendía tener carácter normativo) porque es incoherente con lo que se sostiene inmediatamente después: “Nuestros cuerpos no son objetos sexuales”. Me explico: un pacto (contrato, intercambio) es una transferencia mutua de derechos sobre una cosa (a veces se dice que el pacto en particular contempla un lapso de tiempo entre la transferencia del derecho y la de la cosa). Pero en este caso el objeto de intercambio es el placer, pero el placer no es una cosa, sino que es producido en mí por una cosa, a saber, por el cuerpo del otro. Entender las relaciones sexuales como un pacto de intercambio significa entenderlo como una cesión mutua del derecho de usar el cuerpo del otro como medio para obtener placer sexual, esto es, como objeto sexual. Se podría mantener desde esta perspectiva que no son “solamente” objetos, pero desde luego decir que no son objetos es contradictorio.

La primera respuesta, de una conocida, no tarda en llegar…

M.M:

Veo que te has tomado en serio lo de argumentar en vez de limitarte a decir gilipolleces, y eso me alegra, porque si vamos a acabar filo, al menos que se luzca en esto.
Ser bonita para tí implica no someter tu forma de sentir y de actuar a los cánones socialmente establecidos. El aspecto físico no solo cobra sentido a los ojos de los otros desde el momento en que una tiene ojos en la cara y puede verse con ellos. Lo que significa es que no tienes que juzgarte con los cánones que otros te imponen.
Si que es diferente depilarse por no sentirse sucia a depilarse por pura convención o por gustar a los demás. Puede que en los resultados no, pues en punto comun es que te acabas depilando. Pero aquí estamos cuestionando la motivación, es precisamente eso sobre lo que estamos reflexionando, y hay mucha diferencia entre depilarse por un motivo o por otro.
En cuanto a lo de I.B, creo que a ella también le gustará responderte, y espero que lo haga, pero también voy a dar mi visión de lo que ella ha dicho. Puede que para algunas personas esa tesis sí que tenga carácter descriptivo. Hay muchos tipos de relaciones sexuales y igual que unas pueden ser definidas como un favor o una relación de dominación, otras pueden describirse como intercambio de placer entre individuos libres.
Por otro lado, en caso de que su tesis pretendiera ser normativa, esto no es Hobbes. El intercambio no es solo de objetos. En el mundo real también puedes intercambiar experiencias, opiniones, fuerza, energía, o placer. El pacto es lo que dos personas decidan pactar, y no tienes por qué decidir pactar objetos. Pacto solo implica intercambio reglado por los individuos que llevan a cabo la acción de pactar. Es, a mi entender, totalmente coherente lo que propone Irene. Puedes estar más o menos de acuerdo, pero no veo problemas de inconsistencia.
Finalmente, ya que nos hemos puesto pedantes (o filósofos) voy a permitirme citar a Wittgenstein: “el significado del lenguaje se hace con el uso”, y aquí eso es lo que estamos haciendo: resignificar los términos. Los cuerpos son objetos en tanto que son materiales, pero creo que está claro en qué sentido está usando irene esa palabra.
Anyway, esta es mi opinión! Que no quite que las demás puedan responder con lo que tus comentarios las susciten.

Y, por fin, la Mayapán no se pudo callar…

We're fucking serious

V.M:

Querido C.A.M: No voy a pedir disculpas de antemano ni argumentar nada para justificar que no deseo crear polémica. Agradezco tu aportación para demostrarte algo: “Creo que partís de supuestos muy poco sólidos, y que merecen ser revisados.”

¿Con qué legitimidad moral te atreves a afirmar que nuestros supuestos son poco sólidos? ¿Desde qué experiencia personal opresiva, como mujer, te aventuras a extraer preceptos materialistas parciales para tirar por tierra nuestras argumentaciones?

Agradezco nuevamente que al menos utilices argumentos teóricos pseudoeruditos en lugar de garruladas, pero considero que el fundamento de tus comentarios es el mismo. Ofrecer una visión que banaliza nuestra puesta en común de emociones, impresiones y experiencias. Que de forma consciente o no, pretende anular nuestro debate. No sé qué te motiva a hacerlo, ya que finalmente tu aportación no construye una opinión real sobre el tema debatido. No me queda clara, porque se evapora en la concentración del desprestigio, cuál es tu postura respecto a la depilación, tu crítica a la opresión de ésta o tu experiencia.

“El aspecto físico sólo cobra sentido por referencia a los otros (la cara te la ven los demás, tú misma no te la puedes ver directamente, solo en un espejo)” 
El aspecto físico cobra sentido también sobre el amor propio. Puedes ir de punta en blanco, que todo el mundo te vea guapísimo o guapísima, y que tu autoestima respecto a tu aspecto esté a la altura del betún. Sino no existirían patologías mentales (que no son sólo alimenticias) como la anorexia, la bulimia o la vigorexia. Cuya raíz está bastante cercana al concepto patriarcal de la belleza del que hablamos refiriéndonos a la depilación.

“No veo diferencia sustancial (si de algo relacionado con la “libertad” se trata) entre depilarse por “comodidad” y hacerlo por “no sentirse sucia” o para gustar a los demás, de la misma manera que no veo diferencia sustancial alguna a este respecto entre hacer ejercicio para lograr un cuerpo saludable y hacerlo para lograr un cuerpo deseable a ojos del resto.”
Te explico la diferecia sustancial: Una es una decisión propia, consciente y razonada, la otra es una decisión sugestionada, obligatoria en su raíz, potenciada por la presión social y el concepto normativo de belleza femenina. Del mismo modo que en el ejemplo anterior, la fuente del conflicto reside en ello. La acción que se toma por una misma como beneficio propio o para paliar el juicio externo. Si haces deporte para estar sana es un beneficio para ti y tu salud, si lo haces para estar deseable a los ojos del otros el camino será diferente (priorizarás aquello que te hace conseguir resultados estéticos de forma rápida y poco saludable).

Continúo citando: 
“Entender las relaciones sexuales como un pacto de intercambio significa entenderlo como una cesión mutua del derecho de usar el cuerpo del otro como medio para obtener placer sexual, esto es, como objeto sexual”

¡Qué concepción tan mercantilista! Si eso es lo normativo, ¡qué basura! Cuánto me alegro de estar fuera de la norma… y te respondo con el argumento de Moni, que creo que lo ha hecho de lujo:

“Esto no es Hobbes. El intercambio no es solo de objetos. En el mundo real también puedes intercambiar experiencias, opiniones, fuerza, energía, o placer. El pacto es lo que dos personas decidan pactar, y no tienes por qué decidir pactar objetos. Pacto sólo implica intercambio reglado por los individuos que llevan a cabo la acción de pactar. Es, a mi entender, totalmente coherente lo que propone Irene. Puedes estar más o menos de acuerdo, pero no veo problemas de inconsistencia.”

Esta inconsistencia de la que hablas es lo que me lleva al origen de este tochazo de argumentación…
El mero hecho de que te sientas con el derecho de afirmar tan ligeramente que nuestra experiencia y teorización es insustancial e inconsistente, como si de la verdad absoluta fueses embajador, debería plantearte hasta dónde la concepción subjetiva machista de la superioridad intelectual (esa a la que se refiere Cañete) vive en ti. 

No te sientas atacado. Reflexiona. A mí se me puso muy mal cuerpo y mala hostia cuando te leí, para qué nos vamos a engañar. Pero como soy respetuosa, pero nada señorita, me he tomado mi tiempo para responder con calma. 

Y ahora te cito un artículo muy interesante que he leído hoy de una feminista musulmana: 
“Lo que las mujeres hacemos o dejamos de hacer con nuestro cuerpo, vida y creencias, dejará de ser un tema político para ser una cuestión personal, cuando tú y los machismos de todo tipo, sean musulmanes, católicos, ateos, marxistas, trotkistas o anarco sindicalistas se callen de una vez y dejen hablar y resolver a las mujeres, como sujetas que somos; las únicas con legítima autorización para opinar sobre nuestras realidades y decidir que hacemos con ellas.” 

Ella se refiere a quien desde su visión supuestamente progresista critica su uso del velo, evidenciando este machismo de juicio y superioridad intelectual a la vez que una mirada occidentalista. Y dice también:
“Tú me faltas el respeto cada vez que me hablas como si yo fuera incapaz de comprender la realidad y necesitara de tu catecismo macho-progresista-emancipatorio que desautoriza mi visión, mi experiencia y mi objetivos con respecto a mi misma y la realidad que vivo. No. No te hablo desde el respeto, porque el respeto de alguien que me considera inferior no es respeto. El respeto se da entre iguales. Los iguales no cuestionan las decisiones de otrxs con espíritu policíaco, las analizan juntos.”

No voy a pedir disculpas por ser radical, ya lo dije antes, el feminismo me cagó la vida y se lo agradezco. 

Espero que encontréis algo útil en este contrapunto.

Y cómo colofón, por si hay alguien qué decida leer este enoooorme artículo sigue pensando que somos unas feminazis, hembristas, medusas devorahombres y otras pajas mentales patriarcales, os regalo este estupendo artículo:

La demonificación de las feministas, el hembrismo y el mito de Medusa

“No olvidemos que a los que dominan, les gusta decirles a los dominados cual es su lugar y mientras los dominados se mantienen ahí, los consideran nobles y buenos; pero cuando estos se rebelan, ya les parecen resentidos,delincuentes y peligrosos;entonces inventan mitos para que el resto sienta miedo de su propia libertad: la hembrista, la feminista radical,el negro resentido, el indio ladrón, etc. Algunos mitos se inventan para perpetuar el sometimiento de muchos a favor de unos pocos, y fomentar el miedo al poder de autonomía y acción que a cada ser humano corresponde por derecho.”

Recuerdo la mirada de un anciano saharaui que contaba ya más de 60 años. Llevaba postrado en una cama desde 1982, con las dos piernas mutiladas, una grave lesión de espalda y un brazo insensibilizado. Cuando yo lo conocí, llevaba 28 años acostado, pero no inmóvil. Su espíritu de lucha me conmovió. Recuerdo que las personas que estábamos en la habitación escuchando su historia nos mirábamos pensando que quizás para tener una vida así mejor perderla. Alguien se atrevió y preguntó con dureza:


-¿No ha pensado alguna vez que mejor hubiera muerto en la guerra?


-Nunca. Soy un afortunado, porque sé que llegaré a ver mi pueblo libre. No me moriré hasta volver a nuestra tierra.

sahara640

Estalló en mi pecho un dolor cargado de esperanza. Ese impulso por reclamar la justicia es lo que me mantiene en la lucha.

Quien es capaz de perderlo todo por  hacer crecer su lucha es porque defiende algo justo. 


Quien se apropia de la palabra libertad para defender lo injusto, cambiará de bando cuando las cosas se pongan feas y la traición será su método.

Centro saharaui para la ayuda a las víctimas de minas y lisiados de guerra. Campamentos de refugiados saharauis de Tindouf (Argelia)

Muhamed Fadel está postrado en una cama desde 1982, cuando una mina anticarro explotó a su paso causándole una fractura en la columna vertebral. Cuando la mina anticarro truncó la vida de Muhamad Fadel, Marruecos y el Frente Polisario aún estaban en guerra. Muhamed, sin embargo, era un civil que viajaba en su coche. Su acompañante murió en el acto. Este hombre de 62 años sólo puede mover “ligeraramente” la mano derecha y “muy poco” el cuello. Aún así, sus cuidadores aseguran que se encuentra con “la moral alta” y “consciente de lo que sucede en el mundo”.

Mutilados saharauis en una guerra que no existe – Cuartopoder.es

La crisis de la industria periodística tradicional no implica una necesaria crisis de la profesión. Internet, el mundo digital y las enormes posibilidades de las nuevas formas de representación comunicativa, pavimentan un importante camino en el futuro del periodismo en su relación con el documental interactivo. La conversión del público en sujetos activos, la profundidad de los contenidos y la apuesta por un periodismo real y comprometido marcan las líneas de actuación por las que seguir en el futuro más inmediato de la profesión periodística.

 

¿POR QUÉ EL PERIODISMO NECESITA AL INTERACTIVO?

Toda mi vida he sido una enamorada del documental, una adicta a la realidad. Sintiendo el impulso de explorar las formas de representación de lo cotidiano, lo conflictivo, a través de la construcción narrativa. Recolectando las variables de una historia, cruzando datos y recodificándolos para hacer lo complejo comprensible, emotivo, empático. Pero siempre trabajando desde la base, desde la calle.

Kapuscinski escribía que los cínicos no sirven para este oficio, pues periodismo es, o habría de ser, el digno trabajo de quien informa de manera comprometida y responsable para la sociedad, comunicando todo aquello que debería ser de dominio público, generando una colectividad consciente.

En la actualidad, se dice que el periodismo está en crisis. Internet, el mundo digital, la pérdida del monopolio de la información por los Mass Media, propagan la incertidumbre ante un modelo tradicional poco acostumbrado al trabajo de fondo, al concepto narrativo de la realidad. El público está cansado de leer los mismos teletipos, la misma selección noticiosa, cuya única variación es un enfoque sujeto, en la mayoría de los casos, a grandes intereses económicos, estratégicos y relaciones de poder.

Si miramos hacia lo venidero, es evidente que las dinámicas de los medios generalistas cambiarán su forma para adaptarse, pero no su fondo. Es pues una tarea de quienes creemos que el periodismo debe ser comprometido per se, y no por apellido, cambiar y explotar las posibilidades de Internet y el medio digital. Apropiarnos de las herramientas y los medios de representación, reformulando, en consecuencia, las dinámicas de consumo informativo del público demandante. En este punto es donde encontramos la capacidad de intervención del documental interactivo en el ámbito periodístico.

Haciendo memoria, en la XIV edición del Congreso de periodismo digital de Huesca, celebrado en marzo de 2013, se debatió sobre la supuesta crisis del periodismo, de redes sociales, el uso de blogs… En definitiva, de lo mismo que se lleva hablando desde hace 10 años. Sin embargo, el periodismo digital latinoamericano rompió con el discurso fatalista imperante en el encuentro, apelando al uso de la crónica como camino necesario para rescatar el origen narrativo, contador de historias, de la profesión periodística.

 

“Están confundiendo la crisis de un modelo, de un sistema de los medios con la crisis de la profesión.”

Carlos Dada, ElFaro.net

 

Pioneros en el periodismo digital latinoamericano, como los compañeros de ElFaro.net en El Salvador (fundado en abril de 1998) u otros más jóvenes como Plaza Pública en Guatemala, El Puercoespín en Argentina o La Silla Vacía en Colombia, demostraron que la recuperación del artículo de fondo, del testimonio, de la fotocrónica o el formato documental consiguen conectar con el público a una gran profundidad. A pesar de las limitaciones en el acceso a la Red en algunas zonas, la proliferación del smartphone comienza a romper con esa barrera. En un ambiente en el que se recibe más señal wi-fi que oxígeno puro, no aprovechar las posibilidades de desarrollo en la elaboración de interactivo como producto periodístico profesional sería perder una gran oportunidad.

 

Periodismo digital latinoamericano

 

 

CASOS PRÁCTICOS

 

Elecciones presidenciales en El Salvador 2014

El Salvador, pequeño y convulso país centroamericano, vivió este año su proceso electoral para la presidencia entre los meses de febrero y marzo.

Los resultados de la primera vuelta, el descontento del electorado (materializado en la emisión de votos nulos), la confusión durante el proceso, los ajustados resultados y las amenazas por parte de la oposición durante el escrutinio, exigían una forma clara, accesible y actualizable de exponer la información.

ElFaro.net[1] optó por el uso del timeline interactivo con la utilización de la herramienta Tiki-toki. Tiki-toki es una aplicación online que permite la realización de líneas de tiempo interactivas con una interfaz atractiva y estética, además de una disposición sencilla de la información y la capacidad de albergar contenido multimedia (audio, foto, video, infografías, mapas, links).

De esta forma, se elaboró una línea temporal[2] de la segunda vuelta, actualizada con cada nuevo hecho noticioso, gráfico informativo o declaración, que registró minuto a minuto todo lo sucedido en el proceso electoral.

 

[1] http://www.tiki-toki.com/timeline/entry/253869/EL-FARO-Minuto-a-minuto-Elecciones-2014-en-El-Salvador-SEGUNDA-VUELTA/#vars!date=2014-03-09_05:49:06!

[2] http://www.especiales.elfaro.net/es/elecciones2014/

Timeline interactivo. Segunda vuelta elecciones El Salvador 2014. Tiki-toki.

Timeline interactivo. Segunda vuelta elecciones El Salvador 2014. Tiki-toki.

 

 

Elecciones al Congreso y al Senado 2014 en Colombia

La Silla Vacía[3] optó por la utilización del mapa interactivo con gráficos de barras para explicar la complejidad del reparto electoral en municipios y departamentos.

 

“Con un Congreso lleno de caciques regionales, la foto de cómo votó cada departamento y cada municipio ayuda a entender por qué políticos desconocidos en lo nacional como Musa Besaile y Bernardo Elías son los más votados y que todos los partidos son casi inexistentes en algunas zonas.”

La Silla Vacía

[3] http://lasillavacia.com/content/asi-votaron-los-municipios-y-los-departamentos-al-congreso-46934

 

  Mapas de Javier Moreno, bloguer y columnista ocasional de El Espectador

Mapas de Javier Moreno, bloguer y columnista ocasional de El Espectador

 

Sin embargo, estas aplicaciones del interactivo son sólo el comienzo. El objetivo está en desarrollar proyectos periodísticos de fondo haciendo uso del documental interactivo, en todo su concepto (como Documental + Interactivo = Documental Interactivo).

Por este camino encontramos a Alma, hija de la violencia. Un magnífico documental interactivo sobre la vida de una mujer que formó parte de una mara (pandilla centroamericana). La fuerza y crudeza del testimonio, expuesta con la sencillez del diseño y la interactividad, permite al espectador respirar para poder mantener la atención. La implicación física del público al manejar las opciones de visualización engancha el interés sobre la historia durante los 40 minutos de duración. Complementando el testimonio encontramos varios reportajes fotográficos que explican el contexto del conflicto de las maras en Guatemala, por los cuales los receptores pueden navegar a su elección.

 

PROYECTOS CON FUTURO

Tal vez, el proyecto de mayor impacto social y calado emocional que pudimos disfrutar durante el i-docs 2014 en Bristol, fue el Proyecto Quipu de Chaka Films.

El proyecto recoge los testimonios de mujeres que sufrieron esterilizaciones forzadas en Perú entre 1995 y 2000, durante el gobierno de Fujimori. Con una enorme cercanía e intimidad la navegación por los testimonios emula la elaboración de un Quipu* como metáfora para el registro y navegación de las historias.

El *Quipu es un sistema mnemotécnico de nudos que permite registrar información mediante la forma, número de nudos, cuerdas y colores con las que se elabora. La genialidad de este proyecto radica en la originalidad y funcionalidad del diseño de la interfaz y en la calidad de los testimonios recogidos.

Para conseguir que las protagonistas de estas historias pudieran registrarlas se utilizó un sistema de llamadas y grabaciones con teléfonos móviles con difusión a través de una centralita de radio, La Voz de las Huaringas 103.4.

Sistema de recepción y difusión de testimonios

Sistema de recepción y difusión de testimonios

 

Actualmente, el proyecto se encuentra en fase de prueba y desarrollo. Aquí, puedes ver el prototipo. Esperamos poder disfrutar pronto del trabajo completo.

El método de registro de testimonios de Proyecto Quipu, me plantea la posibilidad de explotar el género documental interactivo en otros proyectos como Femme au Fone, sobre la situación de las mujeres en RD Congo.

“Femme Au Fone nace de una experiencia piloto, Kivufoon, que en 2012 instalamos en Radio Maendeleo, Bukavu, para la comunicación entre la emisora comunitaria y sus corresponsales rurales, diseminados en una provincia en la que el tránsito por tierra es complicado y las líneas telefónicas no lo cubren todo. Por eso los SMS son un medio de comunicación muy extendido, muchas veces llegan antes que una llamada.

¿Y por qué Femme Au Fone? Porque lo usamos para que las mujeres de Kivu Norte y Kivu Sur, las de la base, las que viven en comunidades de selva y montaña con presencia de grupos armados; las que están en ciudades como Goma, Beni o Uvira, fuertemente militarizadas, que nos digan qué significa para ellas la seguridad, la protección, la paz, qué problemas tienen y cómo ven una posible solución. Con esas respuestas Femme Au Fone podrá compartir la información de las mujeres de base con las que, a nivel provincial, nacional e internacional, hacen lobby para que mejore su situación, para que se aplique la Resolución 1325 y que entre los indicadores nacionales de esa Resolución podamos encontrar los que las mujeres de a pie están viviendo.”

Lolamora.net

 

En definitiva, el interactivo ofrece una alternativa de futuro para la creación de narrativas periodísticas no lineales de mayor profundidad, más profesionales y menos influenciables.

Así mismo, la aplicación del documental interactivo en la línea de trabajo de periodismo iberoamericano dignifica la profesión periodística, apelando al principio de compromiso, tan vulnerado en las lógicas de producción de la industria de la comunicación informativa.

La forma en la que el público recibe la información depende del desarrollo de su interacción con ella, haciéndolo partícipe del proceso comunicativo de forma activa. Esta implicación del espectador modifica los modelos de consumo informativo, y con ellos, transforma su impacto sobre la sociedad y la manera en la que ésta decide informarse.

Con la implementación de espectadores activos, conscientes y atentos que se detenta del uso del interactivo, el periodismo real tiene carrera para largo.

 

 

Amanda E. Padilla Santiago / Victoria Mayapán / Pepenadora de sueños

Victoria es mi pseudónimo, mi pen-name que dirían los angloparlantes. Es una máscara, un personaje, un alterego. Cuando Victoria Mayapán publica, su pluma es más libre, arriesgada, personal. Es la representación de un yo valiente, decidido y satisfecho que ha encontrado su parcela y su público. Una personalidad veraz, con un nombre distinto al que dicta el registro, pero mío igualmente.

Nunca me he sentido cómoda de firmar mis trabajos y siempre he adorado los concursos con juicios a ciegas. No es que no me sienta orgullosa de lo que hago (aunque siempre sea mejorable, tirando de autoexigencia), sino que valoro el contenido por encima de la firma. De esta forma los prejuicios lo tienen más complicado. No tengo nada que esconder, me seduce el anonimato. (Pero hay que reconocer que de algún modo el orgullo se infla cuando la Mayapán se apunta una victoria o reconocimiento).

Ilustración de Shepard Fairey aka OBEY

Ilustración de Shepard Fairey aka OBEY

Víctor y Victoria

Pura fuerza, sonoridad y semántica inundan ambos nombres. ¿Por qué no alzarse con ella? Sí, en forma de nombre periodístico real, activista, analista y contextual para poder cosechar después pequeños logros pedagógicos y comunicativos.

“Víctor Jara no murió”, escuchaba en canciones de mi adolescencia a las que seguía un “Te recuerdo Amanda”. Con alguna lágrima incipiente me sentía grande portando un nombre tan revolucionario. Tenía que agradecer el regalo y devolver el homenaje, por lo que siempre busqué poner un Víctor en mi vida. Compañero o fruto, semilla de futuro. Me di cuenta que debía hacerlo yo, debía agarrar ese estandarte, gritar que también hubo Victorias y Violetas que trabajaron y cantaron su lucha. Por eso lo adopté, para hacerlo grande, para hacerme grande, clandestina y sincera.

Mayapán, el pendón de la Maya

Ya no recuerdo si era invierno o verano, en el tropical molino granaíno no se siente mucho el frío y el sol pega con gusto. En una charla de esas infinitas en el porche surgió el punto sobre esa preocupación a la hora de firmar. Tras la cual había también una sensación de que mi nombre auténtico no tenía la fuerza sonora ni el jalón suficiente para ser una buena firma.

– A ver, ¿y cómo te quieres llamar, mayita? – dijo Marta que acostumbraba a llamarme así.

– Amanda me encanta, pero ya sabes lo mucho que me gustan los pseudónimos…

Entre unas cosas y otras, hablando de los mayas, el diccionario de símbolos, espirales y otros menesteres, apareció sobre la mesa la palabra “Mayapán”.

– El pendón de la maya, significa. Te va al pelo, monicaca.

Nos reímos y decidí combinar ese sonoro Mayapán con aquella Victoria. Después descubrí que Mayapán había sido una importante dinastía dentro del Imperio Maya, mejor todavía. Estaba tan contenta y satisfecha con el personaje que lo hice tan mío que soy yo.

Por todo ello, Victoria Mayapán existe y yo existo con ella, prestándole mi pluma cargada de Comunicación.

Amanda/Pepenadoradesueños/Victoria Mayapán.

Reflexiones de lunes por la mañana. Tras un fin de semana rico en debates, en el que surgió una demanda de mi posicionamiento sobre la iniciativa Podemos y la implicación de Pablo Iglesias, me he encontrado con este discurso sobre el liderazgo, del propio Pablo Iglesias.

Video: “¿Necesitamos líderes?”

Esto puede servir para explicar por qué no soy tan crítica con la iniciativa “Podemos” y con que Pablo Iglesias se “abandere” como líder. Aunque también me genere pavor el personalismo de un tipo que le encanta mirarse al espejo.

Su reflexión es una declaración de intenciones basada en un análisis de la figura de líder comunicativo en la política que surge “desde abajo y a la izquierda” (citando al Subcomandante Marcos). Se trata de una estrategia interesante y efectiva, en el sentido de llegar a un amplio espectro de población. Gente que no tiene una trayectoria activa en su proceso de responsabilidad política y acepta el sistema electoral (como parte del proceso o como única vía de participación, eso ya a decisión propia).

Mi cuestionamiento frente a esto, gira entorno al entendimiento del concepto de liderazgo y al riesgo del personalismo político. Para ello intentaré explicarlo desde mi conocimiento sobre zapatismo.

Yo me enamoré del zapatismo gracias a la pluma del Sup. La manera de construir formas y discursos políticos complejos, contextuales, emocionales y analistas es increíble. Comprendes el problema, la raíz. Las soluciones parecen evidenciarse cuando el germen del conflicto es desvelado. Sin embargo, el zapatismo no es Marcos. Marcos es el escriba, el líder mediático, el guía comunicativo. Alrededor de esa piedra angular se despliega un complejo tejido de dignidad y espíritu de lucha popular.

El pueblo se lo juega todo y el pueblo decide. Marcos no decide, comunica, desde la vanidad o no, pero lo hace con efectividad para la lucha.

Marcos no es indígena. Cuenta la leyenda que es un tipo de Monterrey que estudió antropología en la UNAM, se enamoró de la dignidad de los pueblos mayas y se fue a vivir allí. Conoció la vida y el día a día de la miseria y la injusticia, cuya raíz el pueblo identificaba a la perfección (más de 500 años de lucha dan la experiencia suficiente). Habló con el Viejo Antonio. Un líder de los de verdad, surgido, formado y politizado en la experiencia del verdadero sufrimiento y la opresión. El Viejo Antonio le compartió esa experiencia, Marcos la tomó y le dio forma, la recodificó, sin alterar su esencia, para que fuera comprendida en todo el mundo.

Mientras tanto la lucha física también se llevaba a cabo. El último recurso de un pueblo es tomar las armas. Cuando se llega a ellas es porque se prefiere la muerte a una vida indigna.

Y mientras Marcos escribía, hombres y mujeres tomaban los fusiles y su sabiduría de pobres (la verdadera lucha de clases), se cubrían el rostro* para ocultar la identidad, no sólo para protegerse sino para no poner cara, icono, a la revolución.

*Si quieres saber más sobre por qué los zapatistas llevan pasamontañas lee “Morir para Vivir”, Relatos del Viejo Antonio.

Ese tejido social creado desde la base, desde el camino pedagógico del proceso político de base, es fundamental en el zapatismo, sin él no hay buen comunicador que construya. El error del Gobierno de México y de la política internacional es el mismo problema de la clase política de siempre. No bajan a ver la realidad, no constituyen parte de ella. Necesitan simplificar el fondo de los conflictos para que pueda caber en algún tipo de moral. No tienen en cuenta la complejidad y esto los rebaja al propio interés, ficha dorada sobre cualquier otra variable.

Una de las maneras de diseccionar y parcializar un conflicto es la señalación de líderes o “responsables”. La opresión a la comunidad a través de individuos (iconos) es fundamental para el tipo de lucha que el sistema domina. Pueden oprimir, torturar, matar, a las personas que identifican como el liderazgo real, entonces crearían héroes. También pueden intentar crear y corromper líderes, del tipo que ellos entienden. Por eso, la personificación del liderazco comunicativo convertido a líder sacro es peligrosa.

Pablo-iglesias zapatista

Una vez contextualizada, argumento mi posición respecto a Pablo Iglesias y la situación política en España.

Considero de una vanidad asombrosa que Pablo Iglesias se equipare al subcomandante Marcos y a sus capacidades comunicativas. Por otro lado, el contexto político en España no es comparable al proceso político en el cual se enmarca la revolución zapatista.

Allí la situación de opresión es histórica. No se conoce otra, el pueblo ha vivido siempre así. No lo ha perdido, nunca lo ha ganado, pero siempre lo ha exigido y luchado.

Aquí se han delegado las decisiones políticas hasta un grado de irresponsabilidad social. Se ha comprado una transición descafeinada y anestesiado la lucha de fondo, tras la guerra y la dictadura, con concesiones de derechos para un Estado del Bienestar. España se subió al barco de los países “potencia democrática” anhelando aquel sentimiento de Imperio que este país de picaresca se ha negado a reeducar.

Y como no se educó, viendo la posibilidad de sentirse grande en el quiero y no puedo de la flota europea, comenzó a delegar.

¡Qué situación tan cómoda! Conseguidos los derechos mínimos para un Estado del Bienestar y con prosperidad económica, este país parecía olvidarse de otras cuestiones sin curar en su pasado.

¡Tres legislaturas sociatas! Qué manera de entrar en la democracia…

Mientras tanto en el norte había brechas abiertas desde hace siglos y los medios represores franquistas no habían cambiado de métodos, eran las mismas personas… Los GAL no fueron un gran problema, si acaso un revuelo mediático para evidenciar la corruptela que se empezaba a llevar a cabo. Y, previniendo el sarcasmo, los etarras, son etarras, no personas, tampoco era tan grave…

Lo dicho, un tren a toda velocidad (anda, ¡mira, el AVE!), disfrutando de la comodidad y la facilidad de pedir créditos. Mientras miraban el paisaje, los de siempre les robaban la cartera y la dignidad.

Tuvo que llegar 2011 para que la gente volviera a oír hablar de asambleas, de empoderamiento ciudadano, de política fuera de los partidos y sindicatos… Eso es de ser poco espabilaos. No es una lucha comparable.

Ahora bien, si parece que las evidencias de este conflicto son suficientes para reclamar, ¿qué medios se van a tomar?

En la lucha de base, la gente que ha luchado siempre sigue haciéndolo. Manteniéndose al pie del cañón para no perder lo poco que se consiguió, o encerrándose, a veces de forma impenetrable, no vaya a ser que nos se cuestione algo y haya que cambiar la etiqueta… Tristemente son las mismas tantasmil caras de siempre.

Y luego está la masa, informada, desinformada, reinformada, multinformada… saturada.

Véase el artículo: ¿Por qué no estalla una revolución?

http://gazzettadelapocalipsis.com/2014/01/07/por-que-no-estalla-una-revolucion/

¿Es necesario hablar en el idioma que esa tan bien tragada transición nos ha regalado? Si nos tragamos la democracia, sí. Si no, ya veremos… habrá que hacer algo, ¿no?

¿Es por tanto loable una iniciativa como Podemos? Es necesaria. España no parece capaz de acercarse a la responsabilidad política de base de forma masiva, así que habrá que creerse lo de la social democracia europea para tener la fiesta en paz.

¿Es Pablo Iglesias un líder? Es un líder de opinión, incluso un buen candidato a líder comunicativo. De momento, tertuliano y profesor (que no está mal para que te escuchen). Hay que darle una oportunidad a los procesos políticos de la gente. De ahí, a compararse con la revolución zapatista… creo que queda mucho camino.

La estrategia es buena, pero cuidado con caer en iconos, es el bastión perfecto para el contrataque del sistema hegemónico. Basta con dejar corromper, comprar el icono o… desprestigiarlo hasta el estigma, que eso a los medios de masas se les da de lujo. Y a Pablo Iglesias ponerse cachondo pensando en el poder, también.

Soltada la parrafada, buen inicio de semana y a no perder la esperanza.

A lo largo de nuestro caminar por el tiempo y el mundo vivimos momentos que marcan un antes y un después. Puntos de inflexión que nos hacen crecer, aprender. Algunos son maravillosos, otros horripilantes. En eso consiste la experiencia.

Durante el viaje transitado sobre el tren de mi vida he procurado detenerme a disfrutar de cada instante que pudiera enseñarme algo nuevo. El continuo aprendizaje es una adicción maravillosa pero caprichosa, nunca hay vuelta atrás. Podrás querer olvidar o curar pero la huella siempre queda para recordarte lo que un día viviste.

Durante gran parte de este camino, me he sabido escéptica en abundancia de aspectos, especies, disciplinas y sobre todo doctrinas. Este escepticismo constante ayuda en el impulso, pero en ocasiones nubla la vista con desconfianza. Es bonito creer, soñar… a veces es real.

Traigo pues, uno de los momentos más mágicos de mi vida.

Los tres corazones del Tutu Naku.

Los tres corazones del Tutu Naku.

Tutu Naku, los Tres Corazones.

‘Tutu’ son tres y ‘Naku’ significa corazón. Según los preceptos de su imaginario social el pueblo totonaco se autodenomina gente de tres corazones, haciendo referencia a una ética social básica fundamentada en el respeto. Un corazón para el propio cuerpo, para vivir; un corazón para el prójimo, la igual. Y el tercero para amar y respetar aquello que nos rodea y garantiza el sustento.

Entre los años 800 y 1150, la época de apogeo del imperio Totonaco, se levantó Tajín, en el actual Estado de Veracruz, México. La ciudad del trueno. Un imponente complejo arquitectónico de características particulares. La construcción de pirámides de nichos fue un ejemplo de arquitectura dinámica, que cambiaba su apariencia en función de la forma en la que la luz del sol incidía sobre ellas. La metáfora del nicho, como representación de la dualidad y la transición entre los pasos y estadíos de la vida, que a su vez se agrupaba según una numeración y ordenamiento de ciclos astronómicos (calendarios), hacía de las pirámides un imponente símbolo del paso del tiempo. Cada agrupación de nichos constituye una medida temporal distribuída en semanas, meses y años con una cuantificación diferente a la que conocemos.

El conjunto principal del Tajín está constituído por cuatro imponentes pirámides. Cada una orientada hacia uno de los cuatro puntos cardinales. Numerosas civilizaciones en todo el mundo han situado sus construcciones hegemónicas en zonas “mágicas” y con distribuciones que facilitaran o incrementaran la energía de esos lugares. La construcción de plazas delimitadas por cuatro puntos principales es un ejemplo de ello.

Antes de entrar en materia, debo explicar que unos meses antes de conocer Tajín ya había tenido un contacto con la civilización Totonaca en Cuetzalan, sierra de Puebla. Un maravilloso pueblito donde la gente mantiene sus costumbres y que no cae demasiado en la dinámica del “turismo indigenista”. Fuimos a conocer diferentes proyectos de colectivismo y comunicación dentro de una asignatura de la Universidad “Multiculturalismo y comunicación intercultural”. Entre un montón de actividades rodeadas de gente alucinante cargada de dignidad, visitamos los restos del complejo arquitectónico totonaco Yohualichan. Nuestro guía nos invitó a sentarnos en la zona central y guardar silencio. Una extraña calma nos recorrió, después cada quien siguió paseando centrada en su imaginario y la chachara del grupo se apagó.

Marzo de 2012, cumbre Tajín.

 cumbre-tajin-2012

Cumbre Tajín es un festival de música y cultura totonaca. Se hace en un recinto ferial situado cerca del complejo arquitectónico. Un ambiente genial, muy buen rollo, camping, actividades y buena música. Rico. Excepto por el impresionante despliegue policial y militar. Hay que aclarar que Veracruz es zona del Cartel de los Zetas (el más fiero y sanguinario de los Cárteles mexicanos).

Al delicioso ambiente agregamos una buena compañía, mi pirata de pelo chino y mi dulce e incansable compañera de aventuras.

La segunda noche fuimos al espectáculo de luces que realizaban en las ruinas. Mágico. Ver Tajín por primera vez en esas circunstancias es una experiencia inolvidable. Era ya inevitable volver al día siguiente… ¡qué lugar! Y así lo hicimos.

Pirámide de nichos iluminada de noche

Al día siguiente, de mañana, con el sol pegando intensamente, desayunados y sin ninguna sustancia extraña en nuestros organismos regresamos. Alucinados por la diferencia en la percepción del sitio con el cambio de luz cada quien se dedicó a su interés. Fue entonces cuando recordé las nociones de Feng Shui aprendidas de mi madre. La forma en la que conducir la energía universal en la arquitectura y decoración para lograr espacios más armónicos para vivir. No terminaba de creerme aquello, pero mi madre es una gran decoradora, así que confié. Conté la distancia entre pirámides con pasos para encontrar los flujos centrales de energía y me tumbé en el centro del complejo, como meses antes había hecho en Cuetzalan.

Una descarga de luz y calor me recorrió. El sol me oprimía con fuerza contra el suelo, como si quisiera enterrarme en aquel lugar. Y de pronto mi tez reaccionó con una sensibilidad real. Sentí como si raíces salieran de mi piel y penetraran en la tierra, haciéndome parte de ella. Mi vista se nubló de blanco intenso y mi mente comenzó a trabajar a toda máquina. Todos los problemas y conflictos que me atormentaban parecieron resolverse. Una fuerza con alta capacidad colocó todos los archivos ocultos y desordenados de mi mente regalándome una calma suprema. El momento mágico me absorbió y aturdió de una forma nueva, jamás experimentada antes. No podía explicar lo que acababa de sentir. Un orgasmo intelectual y físico se me había regalado y no tenía recursos para analizar lo sucedido.

Mi viaje.

Mi viaje.

Desde entonces decidí proponerme perder el miedo. Ser escéptica de forma responsable y creyente de forma consciente. Difuminar los límites entre el materialismo y la espiritualidad para sentirme aún más libre.

*Queda pendiente hablar de los voladores de Papantla. Otro día, extenso, para un vuelo que lo merece.

Victoria Mayapán/Pepenadora de sueños.

Hoy hace 20 años que el EZLN se levantó en armas para exigir lo irreductible en la libertad humana. Con la entrada de este nuevo año quiero compartirles un relato para cada nuevo amanecer. El viejo Antonio, cargado de la sabiduría de la edad y el sufrir, que con la ayuda de la pluma de Sup nos narra la belleza de la digna rebeldía.

” Salud y sabed que, para el amor, la cama es sólo un pretexto; para el baile, una tonada es sólo un adorno; y para luchar, la nacionalidad es sólo un accidente meramente circunstancial.”

Nuevo-Amanecer

MORIR PARA VIVIR

Toñita, viene a pedir un cuento. La Toñita ha decidido adoptar un olote (la mazorca del maíz pero ya sin el grano) y botar el ingrato conejito que no sabe vivir en el lodo. Viene la Toñita a pedir un cuento. Por lo visto no le preocupa en lo más mínimo que yo esté escribiendo y se sienta, con su olote, perdón, su muñeca en brazos. Yo empiezo a pensar una disculpa pero la Toñita no tiene trazas de aceptar nada que no sea un cuento. Yo suspiro y enciendo la pipa para darme tiempo. Entre bocanadas de humo empiezo a contar:

Una noche, una lluvia, un frío

Diciembre de 1984

El viejo Antonio mira la luz. En la hoguera el fuego espera, inútilmente, la carne del venado «cola blanca» que salimos a «lamparear» sin éxito. En la hoguera bailan los colores, hablan. El viejo Antonio mira el fuego, escucha.

Arrastrándose, apenas disputando el sonido de grillos y el balbuceo de las llamas, en las palabras del viejo Antonio se va tejiendo una historia de muy lejos, cuando eran muy mayores los mayores y los viejos del hoy andaban todavía dando tumbos en la sangre y el silencio de una hoguera, como la de esta noche, pero diez, cien, mil, un millón de noches antes de ésta sin venado y con frío, con lluvia, sin nadie que nos lleve la cuenta.

En el principio era el agua de la noche. Todo era agua, todo noche era. Andaban los dioses y los hombres como loquitos, tropezando y cayendo como viejitos bolos. No había la luz para mirarse el paso, no había tierra para acostar el cansancio y el amor. No había tierra, no había luz, no era bueno el mundo.

Entonces los dioses, en la noche, en el agua, se fueron a topar unos con otros y se enojaron y empezaron a decir palabras fuertes y grande era el enojo de los dioses porque grandes eran los dioses. Y los hombres y las mujeres, pura oreja, puro tzots’, hombres y mujeres murciélago, se escondieron del ruido de los grandes enojos de los dioses. Y entonces los dioses se quedaron solos, y cuando pasó su enojo se dieron cuenta de que solos estaban, y grande fue su pena de estarse solos y, apenados como estaban, se dieron en llorar los dioses y grande fue su llanto porque sin los hombres y mujeres los dioses solos estaban. Y lágrima y lágrima, y llanto y llanto, más agua vino al agua y no había remedio pues seguían la noche y el agua llenándose de tanta agua y noche, de la pena llorada de los dioses. Y los dioses tuvieron frío, porque estando solo se siente frío, y más si todo es agua de noche. Y pensaron los dioses en llegar a un buen acuerdo que solos no los tuviera, que trajera a salir de las cuevas a los hombres y mujeres murciélago, que trajera la luz que alumbrara el paso y la tierra trajera para acostar el amor y el cansancio. Y entonces los dioses sacaron acuerdo de ponerse a soñar juntos y llegó en el acuerdo de su corazón de soñar la luz y la tierra soñar. A soñar el fuego se pusieron y agarraron el silencio que nomás por ahí andaba y se soñaron un fuego y, en medio del silencio, del agua-noche que llenaba todo, en medio de los dioses, una herida apareció, una rajadita sobre el aguanoche, una palabrita así chiquita que se bailaba y grande se hacía y chiquita y se alargaba y gorda y flaca se ponía y se bailaba en el centro de los dioses que eran siete porque ahora se veían que eran siete y se vieron y se dieron en contarse y se llegaron al siete porque eran siete los dioses más grandes, los primeros. Y rápido se dieron los dioses en hacerle casita a la palabrita ésa que en medio bailaba, que en silencio bailaba. Y se dieron en arrimarle otras palabritas que salieron de sus sueños, y «fuego» le llamaron a esas palabritas que se bailaban, y ya juntas hablaron y se empezó a traerse la tierra y la luz alrededor del fuego, y los hombres y mujeres murciélago se salieron de las cuevas y se asomaron y se vieron y se tocaron y se amaron, y ya había luz y tierra había, y ya se miraba el paso y ya se acostaban el amor y el cansancio… en la luz… en la tierra. Y a los dioses no los vieron porque se fueron a hacer asamblea general y estaban en su champa y no salían y nadie podía entrarse porque los dioses estaban haciendo acuerdo. Y en la champa los dioses sacaron acuerdo de que el fuego no se apagara porque mucha era el agua-noche y poca la luz y la tierra.

Y se llegó en el acuerdo de llevar para arriba el fuego, para el cielo, para que el agua-noche no lo alcanzara. Y mandaron decir a los hombres y mujeres murciélago que se tuvieran dentro de las cuevas porque iban a levantar el fuego, hasta el cielo dijeron. Y una rueda hicieron los dioses en torno al fuego y echaron en discutir quién debía llevar el fuego para arriba y morirse abajo para vivir arriba y no se ponían de acuerdo los dioses porque no se querían morir abajo los dioses, y dijeron los dioses que vaya el dios más blanco, porque era el más hermoso y así el fuego sería hermoso allá arriba, pero el dios blanco fue cobarde y no quería morirse para vivir, y entonces el más negro y más feo de los dioses, el ik’, dijo que él lo llevaba para arriba al fuego y se dio en agarrarlo el fuego y se quemó con el fuego y negro se puso y gris después y blanco y amarillo y naranja después y rojo luego y fuego se hizo, y se levantó palabriando hasta el cielo y ahí se quedó redondo y en veces es amarillo y en veces naranja, rojo, gris, blanco y negro, y «sol» le pusieron los dioses y más luz se llegó para más paso mirar y más tierra se vino y el agua-noche se echó para un lado y se vino la montaña. Y el dios blanco quedó tan apenado que mucho lloraba y por mucho llorar no miró su camino y se tropezó y se dio en caer en el fuego y se levantó también al cielo, pero más triste su luz que echaba porque mucho lloraba por su cobardía y una bola de fuego triste, pálido, del color del dios blanco, se quedó a su lado del sol, y «luna» le pusieron los dioses a esta bola blanca. Pero el sol y la luna ahí nomás se estaban y no se caminaban y los dioses se miraron con pena y grande fue su vergüenza y se aventaron todos al fuego y entonces se empezó a caminar el sol y la luna se puso a irse detrás de él, para pedirle perdón dicen. Y hubo día y hubo noche y los hombres y mujeres murciélago se salieron de las cuevas y la hicieron su champa cerca del fuego y estaban siempre con los dioses de día y de noche porque de día el sol y la luna de noche. Lo que siguió después no fue acuerdo de los dioses, ellos ya se habían muerto… para vivir…

El viejo Antonio separa, con sus manos, un tizón de la hoguera. Lo deja en el suelo. «Mira», me dice. Del rojo, el tizón sigue el camino inverso que el señor negro del cuento: naranja, amarillo, blanco, gris, negro. Aún caliente, las manos callosas del viejo Antonio lo toman y me lo da. Yo trato de fingir que no me quema, pero lo suelto casi inmediatamente. El viejo Antonio sonríe y tose, lo vuelve a tomar del suelo y lo remoja en un charquito de agua de lluvia, de aguanoche. Ya frío me lo vuelve a dar.

«Toma… recuerda que el rostro cubierto de negro esconde la luz y el calor que le harán falta a este mundo», me dice y se me queda viendo.

«Vámonos», agrega mientras se incorpora, y agrega: «esta noche el «cola blanca» no vendrá, el comedero no está huellado».

Yo hago por apagar la fogata, el viejo Antonio me dice, ya con su morraleta al hombro y la chimba en la mano, «Déjalo así… con este frío hasta la noche agradece un poco de calor…».

Nos fuimos los dos, en silencio. Llovía y sí, hacía frío…

Otra noche, otra lluvia, otro frío

17 de noviembre de 1993

Décimo aniversario de la formación del EZLN. El Estado Mayor zapatista se agolpa en torno al fogón. Están los planes generales y se han avanzado detalles a nivel táctico. La tropa se ha ido a dormir, sólo los oficiales con grado de Mayor permanecen despiertos. Está también el viejo Antonio, es el único que puede franquear todas las postas zapatistas y entrar donde sea sin que nadie se atreva a impedirle el paso. La reunión formal terminó y ahora, entre bromas y anécdotas, se trazan planes y sueños. Surge el tema de los rostros cubiertos, que si paliacates, que si antifaces, que si máscaras de carnaval. Voltean a verme.

«Pasamontañas», les digo.

«¿Y cómo vamos a hacer las mujeres con el pelo largo?» pregunta y protesta Ana María. «Que lo corten su pelo» dice Alfredo.

«¡N’ombre! ¿Cómo crees? Yo digo que hasta falda deben llevar» dice Josué.

«Que lleve falda tu abuela» responde Ana María.

Moisés mira el techo en silencio y rompe la discusión con un «¿Y de qué color los pasamontañas?».

«Café… como la gorra», dice Rolando. Algún otro dice que verde. El viejo Antonio me hace una seña y me aparto del grupo. «¿Tienes el tizón de la otra noche?», pregunta. «Sí, en la mochila» respondo. «Ve por él» me dice y se encamina al grupo en torno al fogón. Cuando regreso con el tizón todos están, en silencio, en torno a la fogata y con el viejo Antonio mirando fijamente el fuego, como la noche aquella del venado «cola blanca». «Aquí está», le digo y pongo el negro tizón en su mano. El viejo Antonio me mira fijamente y pregunta: «¿Recuerdas?». Asiento en silencio. El viejo Antonio pone el tizón en medio del fuego. Primero gris, blanco, amarillo, naranja, rojo, fuego.  El tizón es ya fuego y luz. El viejo Antonio me mira otra vez y se va por entre la niebla… Todos quedamos mirando el tizón, el fuego, la luz.

«Negros», digo.

«¿Qué»?, pregunta Ana María.

Yo repito sin dejar de mirar el fuego: «Negros, los pasamontañas serán color negro…». Nadie se opone…

Otra noche, otra lluvia, otro frío

30 de diciembre de 1993

Las últimas tropas inician su marcha para tomar posición. Un camión se atasca en el lodazal, los combatientes empujan para sacarlo. El viejo Antonio se me acerca con un cigarro apagado en la boca. Se lo enciendo y enciendo la pipa con la cazuela boca abajo, técnica que inventé a fuerza de lluvias. «¿Cuándo?», pregunta el viejo Antonio. «Mañana», respondo, y agrego: «Si llegamos a tiempo…». «Hace frío…» dice él y se cierra la vieja chamarra. «Mmmmh» respondo. Forja otro cigarro mientras me dice: «Necesita algo de luz y calor esta noche». Le sonrío mientras le muestro el pasamontañas negro. Lo toma en sus manos, lo examina, me lo devuelve. «¿Y el tizón?» pregunta. «Se hizo fuego esa noche… no quedó nada» le digo apenado. «Así es de por sí» dice el viejo Antonio con la voz quebrada. «Morir para vivir» dice y me da un abrazo. Se pasa la manga por los ojos y murmura «llueve mucho, ya me mojé hasta los ojos». El camión se desatascó y me llaman, volteo a despedirme del viejo Antonio. Ya no estaba…»

Toñita se levanta para irse. «Falta el beso», le digo. Se acerca y rápido me pone el olote en la mejilla, se corre. «¿Y eso?» protesto. Contesta riendo: «Es tu beso pues… el cuento era para el muñeco, así que ya te dio tu beso». Se va corriendo…

Dos días después el levantamiento y con él el comienzo de un nuevo amanecer.

SALUD Y REBELDÍA.

Azorar: Conturbar, asustar, perseguir, infundir ánimo, turbar, avergonzar, irritar, encender, sobresaltar…

Removiendo conciencias, retratando realidades…

Un temblor en la pierna, un nudo en el pecho. El aliento que se corta y las lágrimas resistiéndose a salir conscientes de la verdad que nos regalan cruda y dolorosamente las compañeras del Teatro del Azoro.

Los más solos. Teatro del Azoro. Fotografía: René Figueroa

Los más solos. Teatro del Azoro. Fotografía: René Figueroa

Cuando un salvadoreño es inhabilidado por un tribunal para cumplir condena en un reclusorio del Estado, a causa de trastornos mentales, es llevado a un lugar especial: El pabellón penitenciario del hospital psiquiátrico de Soyapango.  Allí se desarrolla la historia de Los más solos.  Víctor, Cerebro, Choreja y Levy son cuatro condenados enfermos mentales que a través de su locura nos muestran la realidad de una sociedad violenta y desquiciada, heredera de una guerra que marcó para siempre a un país, El Salvador.

Pabellón penitenciario del Hospital Psiquiátrico de Soyapango. Fotografía: Pau Coll

Pabellón penitenciario del Hospital Psiquiátrico de Soyapango. Fotografía: Pau Coll

Pamela, Paola, Alicia y Egly son las mujeres que con fuerza se arraigan en la vida de estos loquitos, haciéndola suya, propia. A través de su metamorfosis nos llevan durante un rato al interior de la caverna de los horrores para enseñarnos lo necesario. La exigencia moral de visibilizar al mundo una veta de las muchas realidades de un convulso paisito centroamericano que recoge las consecuencias de la locura y violencia humana.

La rigidez, el vaivén de los cuerpos, la repetición de muletillas, la tensión de las manos, los tics. Los lamentos.

Descanso. Pabellón penitenciario del Hospital Psiquiátrico de Soyapango. Fotografía: Pau Coll.

Descanso. Pabellón penitenciario del Hospital Psiquiátrico de Soyapango. Fotografía: Pau Coll.

Basada en la crónica de Carlos Martínez La caverna de Choreja, para ElFaro, y tras una investigación vivencial de nueve meses por parte de las azoreras, nace una magnífica pieza de teatro documental que no deja a nadie indiferente. La energía que derrochan, la transfiguración de los cuerpos y la forma más directa para contar una historia, hacen de esta obra un imprescindible en materia de justicia social.

Con el corazón en la mano, consciente de la dureza y verdad engendradas en este proyecto, agradeciendo el trabajo de todo el equipo que lo ha hecho posible, apenas cabe decir que ojalá este sólo sea el comienzo.

Fuerza y ánimo para seguir azorando almas y conciencias.

Los más solos. Teatro del Azoro. Fotografía: René Figueroa.

Los más solos. Teatro del Azoro. Fotografía: René Figueroa.

Para más información pueden consultar:

La Caverna de Choreja

El Hospital con Barrotes

Teatro del Azoro FB Twitter

Desde que tenía 5 años un título rondaba mi cabeza con la idea de convertirse algún día en cuento. “Las princesas tristes” era encuadernado cada año con una portada nueva y algunos párrafos que sucedían al clásico ‘Érase una vez…’ sin llegar a ser terminado nunca. Sin embargo, años más tarde conocí a unas princesas que fueron tristes y felices y me di cuenta de algo. Creo que es hora de desenterrar esta historia…

Había una vez una princesa muy especial, trabajadora, comprometida con el mundo y con la vida. Esta princesa vivía con un Rey, su padre, que tenía mucho mucho poder y se ajustaba a valores tradicionales. La vida en el castillo era complicada porque la familia Real no comprendía que la princesa tenía una forma diferente de amar.

La princesa de este cuento amaba a las personas, por lo que eran, no por lo que parecían. Esto no siempre era del agrado de todos, sobretodo cuando la princesa amaba a otras princesas. A pesar de todo la princesa se sentía libre y con derecho de serlo, porque aunque le dijeran lo contrario, amar con el corazón no era nada malo. La princesa sufría por no poder ser como ella se sentía y se escondía para que nadie la obligara a cambiar.

Un día, la princesa triste de nuestro cuento, conoció a otra princesa que venía de un reino muuuy lejano, más allá del mar. Pronto las princesas se hicieron amigas, pues creían en un mundo parecido y a la vez muy diferente a los ojos del resto. Creían en la justicia, la utopía, la libertad y todos esos valores intangibles que las almas nobles buscan como horizonte para caminar. Se sentían muy agusto juntas y sin quererlo, se enamoraron.

La princesa triste comenzó a dejar de serlo y las sonrisas se pintaban en su cara cada mañana. Jugaban a escondidas para que nadie las molestara, camuflando de amistad lo que en la intimidad quemaba. Poco a poco el hielo de un corazón obligado a ocultarse se fue derritiendo a causa del calor que producía el valor de amar libremente sin reparar en los ojos de la intransigencia social. El mundo parecía empezar a ver y comprender aunque sin mirar demasiado. A la princesa triste, que ya no estaba triste, le crecieron las alas y quiso echar a volar. Pero el fuerte aleteo y el terremoto que despertaba su corazón asustaron a la princesa del ultramar, que no se atrevía a amar del todo por miedo a lastimarla. Y las correas del corazón se le hicieron duras. La libertad parecía más lejana.

La princesa que ya no era triste se entristeció de nuevo, pero del llanto sacó la fuerza para gritar y mostrar su valentía. Quería vivir, amar, compartir y aprender de otros reinos de la mano de la princesa extranjera, así que poco a poco y con dulzura le enseñó que las cadenas sólo sirven para oscurecer el alma. Y decidieron llenarla de luz. Se olvidaron de la incomprensión, del odio, de la sinrazón del pensamiento humano. Desgraciadamente se olvidaron también de la realidad, y es que a pesar de que juntas vivían un sueño, se separaron demasiado del suelo y olvidaron los planes que el reino tenía para la princesa.

El Rey comenzó a percatarse de que la Princesa desaparecía durante mucho tiempo y no daba explicaciones, no entendía la sonrisa que pintaba su cara ni las razones que la llevaban a abandonar su condición de princesa que espera la llegada de su príncipe. Dedujo que el sendero que la princesa llevaba era diferente al de sus planes de reinado y mandó un guardia para que vigilara sus actos y compañías. Un día el guardia real encontró juntas a las princesas y se lo hizo saber al Rey. Morado de rabia la mandó llamar, haciéndola creer que algo grave ocurría en palacio. La princesa, que amaba también a su familia, acudió a la llamada. Su padre la esperaba dispuesto a aleccionarla en la moral que el creía adecuada y la encerró en la torre más alta del castillo, dónde la princesa del ultramar no pudiera encontrarla.

La princesa extranjera la buscó en cien mil rincones hasta que conoció su suerte. Arriesgada exploró todos los medios para salvarla y hacerla libre de nuevo. Sin embargo, no tardó en recibir serios consejos para abandonar la búsqueda y lloró sabiendo que el poder del Rey era supremo e incombatible.

Pasaron los meses y la princesa se volvió triste de nuevo. Nadie supo lo que sufrió en su reclusión, lo que se sabe es que ya nunca regresó junto a la princesa del ultramar.

A pesar del triste final de esta historia, la princesa del otro lado del mar no la olvidó jamás. Con cada historia sigue clamando justicia por aquellas que buscan ser libres amando a las personas por quiénes son y no por lo que parecen.

Por todo ello siempre preferiré las princesas felices.

las princesas felices rec

Les dejo una canción muy bonita que nos recuerda que hay muchas maneras de amar: “Nadie me dijo nunca – De espaldas al patriarcado” http://www.youtube.com/watch?v=QcoVM3hNfHE

“No nos vamos, nos echan” es el lema que se repite y mueve por las redes sociales en referencia a los jóvenes españoles. Navegando por la agenda de mi teléfono móvil, en la inercia de un gesto movido por el aburrimiento, poco a poco me percato de que casi la mitad de mis contactos ya no se encuentran en España. Compañeros y compañeras del Colegio, el Instituto, la Universidad, amigos que por circunstancias traspasan fronteras intentando recuperar un futuro negado en un contexto generacional que ya forma parte de la normalidad.

Según los estudios del Instituto Nacional de Estadística la tasa de paro juvenil, los menores de 26 años, supera el 55%. Una cifra escalofriante que nos hace plantearnos por qué en un país que necesita incrementar su producción interna y el número de nuevos contribuyentes se da esta situación. Las razones son varias:

En los años de bonanza económica se dieron dos procesos fundamentales en la canalización de la actividad para los que formamos parte del rango social denominado “juventud”. Por un lado, con el boom inmobiliario, muchos jóvenes dejaron los estudios para comenzar a trabajar en la construcción con contratos precarios que encubrían una boyante economía sumergida. Por otro lado, los jóvenes que decidieron continuar sus estudios los enfocaron hacia carreras denominadas “útiles” (sin tener en cuenta su vocación) o invirtieron mucho tiempo y esfuerzo en formarse como buenos profesionales con especialización.

Con el estallido de la burbuja inmobiliaria y la crisis financiera, la demanda de mano de obra en el sector de la construcción se desplomó. Al mismo tiempo el consumo descendió y la mala gestión de empresas e instituciones tomó como única salida el despido, prescindiendo del empleo de la capa social inferior, que es precisamente la única capaz de reactivar la economía en este contexto. De esta forma, miles de jóvenes españoles que abandonaron sus estudios por un ascenso laboral rápido, aunque de baja formación, se han visto hundidos en un mar de incertidumbre que pocas salidas tiene para ellos. Quienes continuaron su formación, esos miles denominados la generación mejor preparada de la historia, se ven ahora en un entorno improductivo que no tiene un lugar para ellos en la errónea dinámica que rige nuestro país.

Y yo me planteo, ¿por qué si España es un país con tanto potencial intelectual no es aprovechado? Me arriesgo a formular que se trata de un problema estructural, no sólo político o institucional, sino de calado social.

España ha sido un país con un gran potencial intelectual a lo largo de la historia. Sin embargo, en los grandes momentos de avance en el conocimiento, las ciencias experimentales, la filosofía y las nuevas ciencias sociales, un frente muy poderoso en la cultura de este país siempre ha puesto freno a ese desarrollo, estancándolo en una Edad Media permanente. Ya sea a través de monarquías absolutas, dictaduras disfrazadas o dictadura férrea y explícita, el conocimiento y el avance científico han sido calificados como valores de segunda en España. Por ejemplo, en el siglo XX, mientras en países como Francia, Alemania, Reino Unido o Estados Unidos la ciencia antropológica comenzaba a desarrollarse bajo diversos paradigmas, aquí los estudios sobre etnografía y etnología se limitaban a retratos costumbristas, ya que aquellos aventurados en las ciencias del pensamiento y el análisis social eran vistos como peligrosos e indignos por sus acercamientos a teorías políticas marxistas o anarquistas y relegados al exilio.

La actitud de rechazo a lo erudito, que se manifiesta hoy también con el desprecio a esta nueva generación de jóvenes preparados, no hace sino alimentar una idiosincrasia basada en un país de pandereta y mantilla. Si a eso agregamos unas lógicas sociales basadas en la pérdida de valores colectivos en pro del beneficio económico, superficial e individualista del consumo compulsivo, nos vemos en una sociedad alienada que vive por y para la apariencia. El cáncer de la corrupción institucional no es más que un reflejo a gran escala de la picaresca nacional que supone la pérdida del respeto social.

Los cimientos de esta debacle cultural están en la educación. Es imposible construir una sociedad equitativa, de justicia social y oportunidades con la carencia de un pensamiento crítico real e informado.

El modelo educativo español es un modelo conductista, basado en el aprendizaje por repetición y asimilación de paradigmas irrevocables e incuestionables. El conocimiento humano sólo evoluciona desde la autocrítica, que no es posible si quienes aprenden por primera vez no tienen oportunidad de investigar o replantear las lógicas del aprendizaje. No es una casualidad que los Estados construyan un entretejido de base enfocado a la elaboración de individuos similares que encajen en un sistema establecido como ladrillos en un muro. Una educación unificadora es necesaria desde el punto de vista del aporte y el crecimiento colectivo, pero no desde la censura al enriquecimiento intelectual por el miedo a la ruptura de principios sistémicos que nada tienen en cuenta al ser humano.

Durante la educación Primaria se tiende a reprimir la creatividad, a inyectar los prejuicios sociales, a hacer creer a los niños que no saben y no tienen nada que aportar a un mundo ya construido. En la Secundaria, la selección de contenidos y su enfoque parcial, etnocentrista, promulgado desde la imposición, despierta el rechazo al estudio. Los métodos desmoralizan y generan una aversión al aprendizaje, fruto de la falta de motivación en un sistema educativo obsoleto que se reforma sólo para modular las preferencias ideológicas de los partidos políticos de turno. Durante el Bachillerato se plantea por primera vez el componente vocacional. ¿Qué quieres ser? ¿Cuál será tu papel en esta sociedad? El problema es que la falta de orientación y la exigencia de optar por estudios “de utilidad”, en lugar de aportar clarificaciones convierten esta etapa en una fase de distribución a la demanda de los estudios universitarios. Finalmente, al llegar a la Universidad se descubre la primera parcela real de formación personal, que tras una vida educativa alienante poco puede hacer ya. Más aún si los nuevos modelos de formación universitaria se rigen por los mismos principios conductistas, enfocados a un modelo de productividad mercantil, en lugar de a una distribución de profesionales que hagan funcionar la sociedad de forma más eficiente en un sentido colectivo.

Juventud sin futuroPese a todo, existe un grueso de la juventud que ha logrado formarse para un futuro profesional que aporte a esta sociedad. ¿Por qué ha de ser rechazado todo ese esfuerzo otra vez? Creen que pueden engañarnos, silenciarnos o simplemente obviarnos. Sin embargo, las instituciones y la sociedad deben tomar conciencia de que un nuevo rechazo a una generación educada traerá graves consecuencias para el país. Se agravarán los problemas estructurales y será más difícil para España salir de la situación en la que se encuentra. Habrá un envejecimiento de la población y una pérdida del rango productivo de esta generación que hará insostenible un sistema de pensiones o seguridad social.

Es necesario cambiar las lógicas educativas. Imprescindible crear sujetos activos con capacidad de pensamiento crítico que cuestionen y reformulen los paradigmas obsoletos que pretenden perpetuar un estado de injusticia social. Existe una urgencia por desvelar y afrontar los problemas que atañen a este país desde alternativas específicas y positivas. Pero todo esto sólo es posible desde la inclusión en este proceso de esta generación. “La generación mejor preparada de la historia” se siente excluída, ninguneada, con la única posibilidad de tomar un avión que la lleve a algún sitio donde poder desarrollar un rol útil para la sociedad, para poder vivir.

Pepenadora de sueños/Ladamedeglace/Victoria Mayapán

El océano que separa mi alma crece con cada recuerdo, se ahoga en nostalgia. Parada, pero no de pie, se atora, atraganta un nosequé.

La quijotera parece expandirse aumentando la presión dentro de un cráneo cerrado que no entiende de molinos, ni de gigantes, ni de sueños, ni elefantes.

Qué sé yo, si todo me vino hecho.

Me arden las experiencias de un camino andado, descalza y sintiendo. Se tornan ahora en aséptico y descafeinado discurrir de inercias. Beatas, castas, puras y tristes. Yo las quiero más putas y apasionadas, más libres y sensuales.

¡Qué me pican las entrañas, mi doña! ¡Qué se aturullan los sueños en mi cama!

Tremendo nudo el que me ata la garganta, que ni pa’ atrás ni pa’ lante se masca.

¡Ay, Victoria! Que ya no eres afortunada, o no te sientes, teniéndolo todo. Desagradecida.

Se secaron los colores de tu paleta y aquí nuay aceites que la rieguen en infantil travesura. Aquí nomás hay carbón y blanco manchado, que el color bien se esconde y si no se apaga.

El tiempo se hace bien largo, pero si lo necesitas, ¡ay, Victoria! bien se marcha. O te juega, o te burla y te engaña.

Ni gana ni maña, no hay luna. Ni conejo que se críe. Desde aquí no se ven estrellas que acompañen a la dama del rostro triste.

¿Y mi rosa? La que me regalaba la Aurora, la que me ofrece la chulona que se recuesta en la blanca mirándome en la mañana, y en la noche. Ella no se cansa, pero no es ángel tampoco desos que cuidan y velan tus sueños.

 

Pues ya valió el llorar, ya cansa. Pero ni el agua espabila a quien tarde se levanta.

 

Pepenadora de sueños/Ladamedeglace/Victoria Mayapán

bea-09-arosa_0

Recuerdo perfectamente cómo descubrí “No sólo duelen los golpes”. Fue casual, hace un año, feisbuqueando, una compañera subió un vídeo del taller para chicos en el CSOA Casablanca. 9 partes que sumaban casi dos horas. No pude despegarme hasta no verlo completo. Hoy no puedo contar las veces que he visto tu monólogo, que lo he enseñado, que lo he nombrado.

No sólo duelen los golpes es una bofetada de realidad cotidiana, desgraciadamente más habitual de lo que pensamos:
“¿Violencia machista? ¿De qué me hablas? Yo nunca he maltratado a nadie. Jamás le pondría la mano encima a mi pareja…”

Y entonces sucede, NO SÓLO DUELEN LOS GOLPES. ¡Pam! Ahí está. El maltrato ingnorado, el invisivilizado, el naturalizado y asumido. Esa postura incómoda que duele y mata. De repente, entre risas nerviosas, ya no sabes si llorar. Un nudo cierra la garganta en los puntos álgidos de la historia:

“Mierda, a mí también me ha pasado. Joder, sé perfectamente lo que viene ahora. ‘Silencio asesino’, esa basura tenía nombre…” − Y todo aflora y se desatasca como un váter lleno de mierda que parecías no haber olido nunca.

Ahí la tienes, de pie, desgarrando con su discurso lo que nadie quiere ver, lo que no se quiere problematizar. Lanzando palabras incómodas y crudas cargadas de verdad. De esas cosas que se sienten en las tripas y cuesta verbalizar.

Ahí está, contando sin descanso, 3,4,5 veces en un día cómo moría durante 6 años y cómo sobrevivió. Como se mata y renace cual ave Fénix para cambiar las cosas, una y otra vez:
“Pamelita, tienes que parar, esto va a acabar contigo”. − Pamela no para, no puede, no quiere. Y el resto, deseando que no lo haga. Porque gracias a su trabajo, a un largo proceso, se han abierto muchos ojos y mentes.

“Pamela qué loca estás…” − Cuántas veces lo habrás oído. Pero si es locura agarrar con fuerza lo peor de tu vida y convertirlo en la herramienta más potente de concienciación, ¡cuántos locos faltan en el mundo!

Pamela es fuerte, pero sobre todo tiene ganas. Cree que este mundo puede ser mejor y lo trabaja cada día. Haciendo tragar a los cínicos su propia moralina, consigue llegar a dónde de verdad se siente, dentro.

“A más de uno/a le vendría bien un ‘Nosolo’…” Ya es casi una frase hecha en mi vida. Y ahí estamos, repartiendo tus palabras por el mundo. Bofetadas de realidad que duelen, pero menos que los golpes invisibles de los que hablas.

Con el cariño que se le tiene a una maestra que te enseña algo en la vida, seguiremos trabajando.

CSOAnosoloduelen

——————————————
El vídeo por el que conocí a Pamela: http://www.youtube.com/watch?v=bHkiPUX_oyM

Blog de “NO SÓLO DUELEN LOS GOLPES”:
http://nosoloduelenlosgolpes.blogspot.com.es/

Eran casi las 7 de la tarde. Bajábamos la calle Atocha para encontrarnos con unxs amigxs frente a los montaditos. Hacía tiempo que Atocha no se veía tan lleno, recordaba a 2003 con el NO a la guerra de Irak. La gente no paraba de llegar. Echamos a caminar rumbo a Colón. Gente, gente, más gente. El ambiente tranquilo, animado, personas mayores, jóvenes… La cabecera llega a Colón. Tras un largo rato esperando a que se llenara la plaza se lee el manifiesto. Todavía hay gente que no ha salido de Atocha. Por el camino todo repleto. En torno a las 9 y algo de la noche decidimos movernos a otro lugar para hablar tranquilamente o regresar a casa.
“Están cargando en Neptuno” oímos. “Han partido la manifestación”. Partimos. El olor a plástico quemado nos asalta en Barquillo. A lo lejos vemos ríos de gente correr y tras ellos el azul. Humo y más humo. Todas las calles con barricadas. Gran Vía desierta de coches y ahora también de gente. Otra vez la ratonera. Todo huele a BastaYa. Tras callejear un poco llegamos a Montera, la gente increpa a la barrera de policía que forman una docena de tocineras.
Bajamos Montera, la comisaría municipal está acorazada de munipas/robocop con cara de mala leche. ¿Vosotros también? Pero por favor…
Llegamos a Sol, con el único objetivo de intentar tomar un autobús que nos lleve a casa o emprender camino a pie.
De nuevo el azul. Una horda de motocicletas de la nazi-onal invade la Puerta del Sol junto a unas cuantas tocineras más… ¡Que ya no queda casi nadie, joder!
Y al final, de nuevo con la cabeza gacha y un nudo en el pecho me queda esa sensación que provoca la injusticia.
Ya Basta…
Vuelvo a casa, enciendo la TV con la esperanza de que aunque manipulada haya algo más de información… Películas, Magazines, en definitiva programación de miércoles noche. Y aquí no ha pasado nada.
Y poco a poco se siembra la rabia, rabia cada vez más llena de desesperanza. ¿Dónde está mi futuro? Ya me lo robaron. Así que tendré que buscar como tantos que aún tenemos al menos esa salida. Algo en algún lugar que agradezca que otro formó una persona útil para la sociedad. Y mientras tanto la mierda crece como la marea y mi impotencia se calma tornándose temerosa en otro tipo de esperanza. Dejar de luchar por un sistema en el que no creo porque está gravemente enfermo desde su nacimiento.
Y mi rabia rebrota esta vez contra el pueblo. Porque la situación que vivimos no sólo es consecuencia de un Estado represor y un sistema podrido, también lo es de un pueblo tolerante y acomodado.
Triste, decepcionada, a pesar de la gran afluencia, se me sigue haciendo poco. ¿Dónde están los 5 millones de paradxs? Lo siento, pero no puedo verlo como un éxito. Mañana una nueva cortina de humo caerá.
La lucha debe continuar, una inyección de realidad para aquellos que aún duermen.
Esta es mi humilde visión de lo vivido hoy. Cada vez más desesperanzada, cómo cuesta resistir cuando la cigarra canta…

Pepenar:

  • Pronunciación:  [ pe.pe.ˈnaɾ ] (AFI)
  • Etimología: Del náhuatl pepena

Acepciones:

1
Buscar y seleccionar cosas de entre un montón de ellas.

2
Buscar y seleccionar materiales y objetos aprovechables, actividad que realizan los seleccionadores de materiales en los centros de desperdicios.

3
Seleccionar las semillas para sembrar.

  • Ámbito: México
4
En las minas, separar los metales del cascajo.

  • Ámbito: México, América Central
5
Tomar del suelo o de algún lugar.

6
Suspender a un alumno

  • Ámbito: Nicaragua

 

A %d blogueros les gusta esto: