Amanda y Rina 2

El 4 de abril fue siempre un día muy especial, se celebraba que nací, que vine a este mundo. A desbaratarlo, a no dejarlo indiferente. Tuve grandes maestras en eso del luchar. Mujeres que se merendaron lo establecido, sufrieron, ganaron muchas veces y perdieron tantas otras.

Amanda y Rina 1Este 4 de abril se me paró el coco. Un tímido chorro de lágrimas y calma. Te me fuiste Rinita. Abuelita linda, ya dejaste de sufrir la soledad y el olvido que tan desagradecidos te dieron algunos frutos de tu vientre.

Abuelita, tu Amandita te quiere, te extraña, te recuerda. Te siente. ¿Cómo encajar tu partida? Cómo olvidar tus desayunos, tus sonrisas, la fruta y el porche, el olor del pasaje, el aguamarina de tu casa y de tus ojos que tan afortunadamente heredé.

Reina sos, aunque Amanda te llamaras. No sólo de una canción saqué mi nombre.

‘¡Estense en juisio!’ gritabas machete en mano cuando tu manada no te obedecía. No te importaba la Iglesia ni sus bendiciones, así me confesaste un día. Cada quien labra su suerte y el consuelo existe si una lo quiere.

Y así me consuelo yo. Sintiendo tu dolor, asumiendo mi descuido y queriéndote desde la distancia, que ahora es sólo un poco mayor. Duele saber que no volveré a ver tus ojos, inundados de ilusión cada vez que me veías. Tu nieta lejana. Bien sabías que la última sería aquella.

Mi carácter, mi dureza, pero también la necesidad de amor me vino de ti. Valiente.

Se me enfrían las manos al escribirte y se me atasca el llanto, que no sale, taponado, apretado. Aflora la rabia por el daño que nos hicieron y sólo quiero abrazarte, contar tus arrugas para leer en cada una una historia.

Amanda y Rina 6 Amanda y Rina 5Amanda y Rina 3

Me dejaste ser salvaje, la Amandita no tenía que estarse ‘en juisio’, me consentiste, me protegiste, me dejaste ser. Grande que sos Rinita. Te voy a extrañar abuelita, aunque sólo estamos ahora un poquito más lejos. Te llevo conmigo, te llevo en mi nombre, te llevo en mis ojos, te llevo en mi lucha, te llevo en mi rebeldía. Rinita, su Amandita la quiere mucho.

Amanda y Rina 4

[Papá, sólo te pido que no seas un cobarde. El perdón se recibe cuando se pide y el amor nunca es incondicional. Respeta la teta que te crió. Respeta la semilla que trajiste. Para tu paz, sólo es necesaria una disculpa. El amor, lo vivido, todo lo bueno de ti siempre queda. Las dos lo sabemos.]

Anuncios